Una abuelita lloró al comentar que su celular no servía, sin embargo, este si funcionaba pero sus hijos eran los que no le llamaban.

La historia de Aurora Hernández quien es una señora de la tercera edad se ha robado la atención de los internautas debido a que unas cámaras de seguridad lograron captar el momento justo en el que rompe en llanto porque supuestamente no servía su celular.

Ante esto la abuelita acudió a un local de soporte técnico para reportar la situación que estaba viviendo, ella le pidió al trabajador que le ayudara a identificar cual era el problema que tenía su teléfono porque tenía un año de no haber recibido ni una llamada de sus hijos.

Te podría interesar: ¡OMG! Ben Affleck regresará como Batman en «Aquaman y el reino perdido»

“Tengo más de un año que mis hijos no me contestan, y yo digo: ‘¿qué pasa?’ Pues el celular es el que no sirve. ¿Cómo no me van a hablar mis hijos?», se escuchó que dijo Aurora en el video que fue compartido en redes.

Ante esto el técnico respondió que por arreglarlo le cobraba mil 500 pesos, pese a que sabía que el aparato no presentaba ningún problema.

En las imágenes se observa que la mujer comenzó a llorar al escuchar la cantidad de dinero que tenía que pagar, sin embargo, otro de los locatarios escuchó la situación y le proporcionó su ayuda.

«Fui con ese muchacho y me cobra un montón de dinero… Yo no tengo ese dinero, yo lo que quiero es hablar con mis hijos», agregó la abuelita.

El trabajador procedió a darle su tarjeta para que después de una horas la señora pudiera regresar a recoger su teléfono; él fue quien descubrió que el celular estaba en buen estado y que más bien eran los hijos quienes no decidían comunicarse con su madre.

Te podría interesar: Conagua dispondrá del agua concesionada en Monterrey: Adán Augusto

El técnico tomó la iniciativa para contactarlos y decirles que se comuniquen con la mujer:

“Me trajo un celular a arreglar porque no funciona… Lo único que quieres es hablar con ustedes. No sé si pueda hacerle ese milagro. Les doy mis datos y todo por si gusta venir a verla”, le explicó el hombre a quien atendió la llamada.

Finalmente en el clip se reveló una grabación de días posteriores en la que se le ve a Aurora regresar al local tomada del brazo de un hombre quien presuntamente podría ser su hijo.

Ella le dio las gracias e intentó pagar el servicio, sin embargo, el trabajador se negó a tomar el dinero.

Hasta el momento el video tiene 3 millones de reproducciones, más de 90 mil reacciones y casi 700 comentarios.