Los alumnos de la Primaria General Jesús González Ortega en Monterrey toman clase con cascos de construcción tras desprenderse por las lluvias parte del techo de un salón.

«Traigo casco porque como llovió en muchos días, puede ser que se nos caiga una pared, ya que está húmedo en una paredes», dijo una alumna a Milenio.

La situación de la escuela tiene alrededor de cuatro años, pero empeoró con las lluvias registradas recientemente en la entidad.

Anuncian uniformes deportivos para alumnos

De acuerdo con dicho medio, en tres salones se ha caído parte del techo de las aulas, en una de ellos el desprendimiento es de dos o tres metros de diámetro.

A esto se agrega la falta de recursos para recoger el escombro.