Según un modelo realizado por la Universidad de Washington (Estados Unidos) para la Oficina Regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Europa, al menos 17 millones de personas en los 53 países que comprenden la región han presentado secuelas al COVID-19, fenómeno también conocido como Covid largo.

Bajo criterios de la OMS, se considera un caso de Covid largo a aquél paciente que, tras su infección en los primeros dos años (2020-2021), mostró síntomas o secuelas por al menos tres meses.

El estudio, llevado a cabo por el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la universidad mencionada, detectó un aumento del 307% en los casos de Covid largo con respecto a las estimaciones iniciales de la OMS, en buena medida gracias al alza de contagios desde el invierno de 2020-2021.

Asimismo, el modelo indica que el Covid largo tiene mayor prevalencia en mujeres que en hombres, ya que las primeras tienen el doble de probabilidades de sufrirlo. El riesgo también aumenta drásticamente en pacientes que requirieron hospitalización; en concreto, una de cada tres mujeres hospitalizadas, y uno de cada cinco hombres, padeció Covid largo.

En conferencia desde Tel Aviv, Israel, el director de OMS-Europa, el Dr. Hans Kluge, dijo que “si bien aún queda mucho por aprender sobre la Covid prolongada (…), estos datos resaltan la necesidad urgente de más análisis, más inversión, más apoyo y más solidaridad con aquellos que experimentan esta condición”. Añadió que también se debe analizar el impacto del Covid largo “en poblaciones vacunadas versus no vacunadas, y cómo afecta las reinfecciones”.

Quintana Roo cumple 6 días sin reportar defunciones por COVID-19

 

Kluge, quien lleva en el cargo desde febrero de 2020, antes del inicio de la pandemia, pidió darle atención científica al Covid largo, ya que “millones de personas en nuestra región (…) sufren síntomas debilitantes muchos meses después de su infección inicial por Covid-19”, añadiendo que “no tienen porqué seguir sufriendo en silencio”.

De acuerdo con la OMS, unas 145 millones de personas han sufrido síntomas prolongados de Covid en el mundo. Si bien la mayoría de las personas que contraen el virus se recuperan por completo, entre 10 y 20% desarrollan fatiga, dificultad para respirar y disfunciones cognitivas como confusión, olvidos o falta de enfoque mental, mismas que pueden ser intermitentes. En este sentido, el Covid largo puede afectar la capacidad de una persona para realizar tareas del hogar o trabajar, así como generar depresión e inestabilidad mental.