Conéctate con nosotros

Estas son las grandes sorpresas que han habido en los Mundiales

Deportes

Estas son las grandes sorpresas que han habido en los Mundiales

El mazazo de Arabia Saudita contra Argentina (2-1) el martes en Doha no es la primera gran sorpresa en una Copa del Mundo, siendo entre las más destacadas la victoria de Estados Unidos contra Inglaterra en 1950 o la de Corea del Sur frente a Italia de 2002.

– 1950: Estados Unidos – Inglaterra: (1-0), el amateur haitianoDespués de no haber querido participar en las tres primeras ediciones de la Copa del Mundo, los inventores del fútbol se dignaron finalmente en la edición de 1950 en Brasil. Después de vencer a Chile (2-0), los Three Lions fueron sorprendidos por los amateurs estadounidenses y un gol en un desvío de Joe Gaetjens, de origen haitiano. Muy confiado, el seleccionador inglés Walter Winterbottom había decidido no contar con su mejor jugador, Stanley Matthews, para un partido que debería haber sido una formalidad. El Daily Express proponía incluso dar tres goles de ventaja al “Team USA”. Humillado, es la única ocasión en la que Inglaterra jugó con una camiseta azul.

Te podría interesar:El yucateco Henry Martín debuta con la selección en el Mundial de Qatar

-1966: Corea del Norte – Italia (1-0), ¡Pak protagonista!El único equipo ni europeo ni sudamericano de la Copa del Mundo, Corea del Norte era una gran desconocida. Castigada por la URSS (3-0) y salvada contra Chile por un empate al final del partido (1-1), no se espera que sea un gran obstáculo contra la ‘Nazionale’ de Sandro Mazzola y Gianni Rivera. Y sin embargo Pak Doo-ik sorprende a la defensa italiana con un disparo cruzado. El público de la ciudad obrera de Middlesbrough apoya al país comunista que además juega de rojo, como el “Boro” local. Corea del Norte soñará incluso en cuartos de final al ir ganando 3-0 contra Portugal, antes de ser neutralizada por cuatro goles de Eusebio (resultado final 5-3).

-1982: Argelia – RFA (2-1), el logro arruinadoPor primera vez, una nación africana venció a un grande de Europa, un terremoto en el mundo del fútbol. Rabah Madjer abrió el marcador y Lakhdar Belloumi volvió a dar la ventaja a los Verdes después del empate de Karl-Heinz Rummenigge. “No teníamos dudas tras ese empate”, contó el capitán de Argelia, Ali Fergani, a Jeune Afrique. “Podríamos habernos venido abajo, pero nos mantuvimos, a pesar de la presión alemana. Lamentablemente, ese logro se vio eclipsado por el “partido de la vergüenza” siguiente, en el que la RFA venció a Austria (1-0), justo el resultado necesario para que clasificaran ambos equipos europeos.

-1990: Camerún-Argentina (1-0), los Leones domaron a MaradonaArgentina ya ha vivido en sus carnes otra enorme sorpresa en un Mundial. En su entrada en liza en el Mundial-1990 de Italia, el equipo del inmenso Diego Armando Maradona, vigente campeón del mundo y favorito de nuevo, fue devorado por los Leones Indomables de Camerún. Un cabezazo de François Omam-Biyik sorprendió al guardameta Nery Pumpido. Su primo, André Kana-Biyik y después Benjaming Bassing recibieron la tarjeta roja al final de un partido en el que los cameruneses jugaron con los codos y las entradas para mantener el resultado. Confiados con ese arranque de la competición, los Leones alcanzarían los cuartos de final (derrota contra Inglaterra 3-2 después de la prórroga), primera vez que un equipo africano llego a ese nivel.

-2002: Corea del Sur-Italia (2-1 gol de oro) y el dudoso arbitraje de Byron MorenoTodavía otra mala sorpresa coreana para los ‘Azzurri’, eliminados en esta ocasión por Corea del Sur, que alcanzó jugando en casa los primeros octavos de final de su historia. El país anfitrión (con Japón) llegaría incluso hasta semifinales, derrotado por Alemania (1-0).

Te podría interesar: México ascenderá a la posición 29 a nivel mundial en gasto per cápita por turismo internacional

En esta ocasión el héroe se llama Ahn Jung-Hwan, autor del gol de oro a tres minutos del final de la prórroga. En un partido lleno de suspense, Corea ya había empatado al final del tiempo reglamentario con un gol de Seol Ki-yeon (88). El otro protagonista, en el rol de malvado, es el árbitro ecuatoriano Byron Moreno. Muchas de sus decisiones volvieron locos a los italianos, como el gol de oro rechazado a Damiano Tommasi por un fuera de juego al límite y una segunda amarilla a Francesco Totti por simulación, cuando todo el país transalpino había visto penalti.

Más en Deportes

Arriba