Conéctate con nosotros

Se deslavan, de nuevo, colores de Laguna Bacalar

Se deslavan, de nuevo, colores de Laguna Bacalar

Bacalar

Se deslavan, de nuevo, colores de Laguna Bacalar

La Laguna de Bacalar ha vuelto a perder sus tonalidades turquesa para dar paso a un uniforme y sucio café.

En apenas los primeros días del inicio de la temporada de tormentas y huracanes la zona sur de la Laguna de Bacalar ha vuelto a perder sus tonalidades turquesa para dar paso a un uniforme y sucio café.

En junio de 2020 la tormenta “Cristobal” descargó como pocas veces volúmenes de agua sobre la Península de Yucatán, especialmente sobre Campeche, desde donde las escorrentías cargadas de agua pluvial, tierra suelta producto de la deforestación, materia orgánica, basura, agroquímicos y demás sustancias tóxicas acumuladas con el tiempo fueron a dar hasta la Laguna de Bacalar, conocida popularmente como la “laguna de siete colores”.

Tras el paso de la tormenta, el cuerpo de agua quedó con la peor apariencia de su historia, de la que aún no se había recuperado del todo.

Hoy, con las primeras lluvias, la zona sur de la laguna se ha vuelto a pintar de café y verde, advirtió David Martínez, de Guardianes de la Laguna, organización que nació tras la tormenta “Cristobal” para defender el ecosistema lagunar en Bacalar.

PODRÍA INTERESARTE: Buscan que Cancún sea sede del Congreso Internacional del Hidrógeno

Se deslavan, de nuevo, colores de Laguna Bacalar

“Lo malo es que ahora no está la barrera de manglar que nos ayudó hace dos años, porque ‘Cristobal’ acabó con unos 30 kilómetros de manglar. La vez pasada la justificación fue que las lluvias fueron atípicas, pero esta vez es una lluvia ‘normal’, ni siquiera es por tormenta o huracán. Y ya vemos la laguna así de café. Imagina lo que nos espera”, advierte Martínez.

Entonces y ahora, las escorrentías vienen cargadas no solo de agua pluvial, sino de tierra suelta producto de la deforestación, materia orgánica, basura, agroquímicos y demás sustancias tóxicas acumuladas con el tiempo, advierte por su parte Alfredo Yáñez, investigador del Colegio de la Frontera Sur, a quien le preocupa el impacto que volverá a tener el fenómeno sobre los caracoles chivita y los microbialitos, habitantes de la Laguna de Bacalar.

La primera es especie endémica, que sufrió una muerte masiva tras el paso de “Cristobal”, y los segundos son los organismos vivos más antiguos de los que se tenga registro, los primeros oxigenadores de la Tierra y ahora aliados contra el cambio climático, por ser secuestradores de carbono, quienes ya sufren un proceso de fosilización a causa del pérdida de la calidad del agua de la Laguna.

Ricardo Hernández

Síguenos en nuestras redes sociales ­ƒô▒­ƒô▓

Twitter
Facebook
Instagram

 

Más en Bacalar

Arriba