Conéctate con nosotros

La gastronomía que no deja de reinventarse

Gastronomía

La gastronomía que no deja de reinventarse

Abraham Padilla es originario de Saltillo y creció en San Antonio de las Alazanas (poblado de Arteaga, Coahuila). Se trata de un cocinero de 28 años que, durante gran parte de su vida, ha logrado desarrollarse y profesionalizarse en el ámbito gastronómico. De hecho, fue su madre quien lo introdujo en ese mundo.

Salsa verde, un clásico de la gastronomía mexicana

Y es que, desde hace 14 años aproximadamente, la señora Verónica ha encabezado el negocio familiar: un pequeño restaurante con antojitos mexicanos conocido como Doña Vero –el lugar se encuentra en el mismo poblado de San Antonio–. Aquí, locales y viajeros encontrarán delicias como gorditas, tamales, buñuelos, platillos de asado y mucho más.

De esta forma, Abraham aprendió todos lo secretos y recetas de cocina que su madre conocía. Posteriormente, encontró en el mundo culinario su verdadera vocación. Por ello, decidió trabajar en distintos restaurantes de la región con el fin de expandir sus conocimientos. Gracias a esto, se introdujo a la cocina internacional; sin embargo, su especialidad continúa siendo la cocina mexicana .

Aunque las dinoquesadillas trajeron consigo un éxito inesperado e inigualable para Abraham y su familia, el sueño de Chuy –como le dicen de cariño– es tener su propio restaurante y así reivindicar y difundir la gastronomía del noreste pues, a pesar de ser tan rica, ha sido injustamente olvidada.

Más en Gastronomía

Arriba